Desventuras Entre Nepal e India

No todo iba a ser fácil, sabía de antemano que algo sucedería que me haría cambiar los planes originales.

Todo empezó en el trekking de Poon Hill. Entremezclado entre la gente mientras disfrutábamos de las vistas de nuestra vida escuché un comentario que me hizo empezar a prestar atención a algo de lo que me estaba olvidando, la visa para entrar en India. “Se quedan con tu pasaporte unos 3 días”, eso fue lo que escuché y que no me gustó ni un pelo. Ya me quedé con la mosca detrás de la oreja por lo que decidí decirle a Shiva que el siguiente lunes sin falta, a primera hora, quería ir a la embajada de la India para solicitar mi visa. Y menos mal que lo hice así.

Busqué información en internet, sobre todo la localización de la embajada y los horarios de atención. 09:30am empezaban a recibir a la gente por lo que, sabiendo como son estas cosas, no quise demorarme mucho y el lunes a las 9:40am estábamos en la embajada de la India en Katmandú.

– ¿Tenéis el formulario relleno?

– ¿Qué formulario?

– Por favor, rellenen el formulario — Nos dijo el guardia de seguridad mientras señalaba una tiendecita justo al lado de la embajada.

Cuando entramos en la tienda lo ponía bien claro. 500 rupias por rellenar e imprimir el formulario, 250 rupias por la foto. Total unas 750 rupias, unos 6,30€, por meter mis datos en un formulario online (que podría haber rellenado yo perfectamente y llevarlo impreso si me hubiera preocupado un poco más) y por sacarme una foto que era de dimensiones especiales, por supuesto, por lo que no valía ninguna de las 8 que tenía tamaño pasaporte.

Después de haber pasado por caja salí de allí con la sensación de que se habían quedado con mi dinero por nada, pero no tenía otra opción si quería hacer las cosas ese mismo día así que me resigné y entramos en la embajada. Fue algo rápido, apenas 3 o 4 personas delante de mí. En este punto ya era consciente que no vería visa ninguna hasta el lunes de la siguiente semana. Esto cambiaba mis planes unos pocos días, nada grave. Llegó mi turno, una chica con cara de enfadada comprobó mi formulario, todo correcto, y un chico más simpático me cobró las 4850 rupias, unos 40€, por el visado de turista de 3 meses en la India. Me entregó un papelito a modo de recibo y me dijo:

– El viernes a la misma hora.

– ¿Perdone?

– Tiene usted que venir el viernes a la misma hora con ese papel y con su pasaporte para dejarlo aquí.

– ¿Se quedan con mi pasaporte?

– Si, el lunes podrá recoger su pasaporte y su visa.

Me fui de allí pensando que ir 3 veces a un sitio para conseguir un permiso era algo que, cuanto menos, podría optimizarse en un día sin mucho esfuerzo. Ya sabéis, invertir un poco en hacer la vida más fácil a la gente, pero como eso no reporta beneficios económicos tangibles pues así va.

Como dato comentaros que es mucho más barato obtener la visa para la India en Nepal que en España, un amigo de Barcelona que conocí durante el trekking me comentó que a él la visa le había costado como unos 80€.

Llegó el viernes y me acerqué a la embajada, fue algo bastante rápido la verdad. Me acerqué a ventanilla, me recogieron el pasaporte y me sellaron el recibo que llevaba del lunes con una nueva fecha: siguiente lunes entre las 17:00 y las 17:30 horas.

Mientras tanto, yo ya había iniciado mis intentos de búsqueda de un alojamiento barato en la India, principalmente a través de la Web de Couchsurfing, pero fue muy muy complicado encontrar algo en los primeros días y todos los hostales o guest houses que miraba por internet eran de $15 para arriba. Aún fue peor cuando, buscando información sobre la Casa Madre (Mother House) en Calcuta me entero que ellas no pueden dar ni alojamiento ni comida a los voluntarios, que todo tiene que ser cubierto por mi. Esto suponía un gasto totalmente imprevisto y que no podría afrontar durante las tres semanas que tenía planeado estar allí. Tenía que buscar una alternativa.

Ese fin de semana me lo pasé buscando otros Workaway en Calcuta, ninguno me llamó la atención, empecé a buscarlos en Bangladesh y en Myanmar con la intención de reducir mi estancia en India de 3 a 1 semana y continuar con mi viaje pero no he recibido contestación de ninguno. La situación a día de hoy (estoy en el aeropuerto a punto de embarcar en el avión) es que por fin tengo un chaval que se ha ofrecido a alojarme a través de Couchsurfing pero aún estoy esperando a que me mande su dirección por lo que no sé dónde tengo que ir cuando aterrice. Sinceramente espero que al llegar pueda tener Wifi y recibir en ese momento su mensaje. Como plan B había pensado ir directamente a la Mother House y buscar un Guest House cerca, ya tengo varios vistos por internet, y quedarme allí aunque sea la primera noche. Por suerte llego relativamente temprano como para poder buscar con tiempo.

Llegó el lunes y me planté en la embajada a las 16:40 horas, 20 minutos antes de lo que decía mi papel pero el guardia me dejo pasar indicándome que me acercara a ventanilla, era el primero en llegar (justo detrás de mí entraba otro chaval). Entregué el recibo, buscaron mi pasaporte y me lo devolvieron, todo muy rápido, con la visa lista pegada en una de las páginas del mismo. Listo, ¡ya estaba preparado para volar al día siguiente a la India!

Lo sé, sé perfectamente que tomar un avión no entraba para nada en mis planes y más tratándose de países colindantes, pero encontrar la manera de llegar de Katmandú a Calcuta fue lo más parecido a una investigación policial que he hecho en mi vida. Primero empecé a buscar por internet, “cómo llegar de Katmandú a Calcuta”, la mayoría de los resultados que me arrojaba la búsqueda era a la inversa, cómo entrar en Nepal desde la India, y casi todos desde Dheli ha Katmandú. El resto eran de comentarios de gente en foros contado su atroz experiencia en el intento de entrar en India desde Nepal, que si le extorsionaron en el bus, que si le engañaron en la agencia, que si 12 horas de autobús… Un panorama realmente desalentador.

Por fin pude poner las cosas un poco en claro sobre lo que tenía que hacer. Primero un bus nocturno desde Katmandú hasta la frontera, 12 horas de recorrido para llegar a la frontera sobre las 06:00 de la mañana. Cruzar la frontera andando y tomar otro autobús hasta la ciudad de Gorahkpur, desde donde tomaría un tren hasta la ciudad de Calcuta que tardaría unas 24 horas. Me dije a mi mismo que 40 horas de viaje no eran nada, que yo podría con ello y me dispuse a reservarlo y buscar los billetes. Misión Imposible. Comprar billetes de tren en India no es algo que pueda realizar todo el mundo. Primero hay que registrarse en la Web de la compañía nacional, como soy extranjero tengo que enviar además un email con mi pasaporte, entonces me llega un mensaje de verificación con el que ya puedo formalizar el registro y proceder a la compra del billete. ¿Eso es todo? Pues claro que no, por lo visto en India hay como colas de esperas para los billetes si no hay sitio, y ese fue mi caso, no había sitio y todas las agencias de viaje me decía que como era festivo en esa semana me tendría que esperar hasta el 20 de octubre para viajar.

¿Os hacéis ahora una idea de por qué me decidí por el avión? Supongo que de todo se aprende, uno no puede luchar contra el sistema y menos si estás en un sistema que no es el tuyo, sin apenas internet y sin información. Lo que tengo claro es que esto no me volverá a pasar y que para la próxima vez que cruce alguna frontera ¡iré mucho mejor informado!

Así que ya sabéis, si queréis ir a La India, tened en cuenta los plazos para la visa y que se debe adquirir por adelantado, no se puede adquirir en el aeropuerto.

ACTUALIZACION:

Os había dejado con la intriga de si al llegar tuve o no internet y pude encontrar al colega del Couchsurfing… pues la respuesta es no, no tuve internet y no pude recibir su dirección. Fue imposible conectarme a ninguna de las redes del aeropuerto así que no tenía dónde ir. Que no cunda el pánico. Iba moviéndome por el aeropuerto de forma medio automática mientras en mi cabeza pensaba y estudiaba mis opciones para salir del aeropuerto. De repente me veo en la cinta para recoger las maletas a una pareja que, al igual que yo, no tenían ninguna pinta de indios así que me lancé y los abordé así sin más y le pregunté que dónde se quedaban. La chica se mostró bastante más confiada desde el principio, el chico no quería ni hablarme, supongo que se sentiría algo incómodo o molesto por que nada más llegar hubiera un español dándoles el coñazo. Al final acabamos compartiendo taxi y yo durmiendo en el mismo hostal donde ellos. Fue la única noche que he tenido internet decente hasta el día de hoy. Llevo ya casi una semana en Calcuta, aun no os he contado nada de cómo es todo aquí, pero cuando lo haga lo entenderéis. No os perdáis mi siguiente entrada, por que os aseguro que no dejará indiferente a nadie.

8 thoughts on “Desventuras Entre Nepal e India

  1. Juli así son los viajes, un aprendizaje total!!! Mucho ánimo! Y bravo por ese abordaje a la pareja, es la superviviencia! un descubrimiento tu blog te seguiré a partir de ahora!
    Un besazo!!!

    • Gracias Natalia!!! Me hace muchísima ilusión que te guste y que hayas decidido seguirme en mis aventuras. Siento no haber podido ir a Huelva a despedirme de todos vosotros. Pero prometo veros a mi regreso sí o sí.

  2. Wiki aventurero, magnífico reportaje, no hay problema que te impida continuar. Tienes una preparación de supervivencia muy buena, gracias al grupo scout de Sanlúcar la Mayor. Así que ánimos y adelante. Hay muchas personas que te siguen.

    • Gracias Papi!!! os quiero mucho y muchas gracias por demostrarme cada día que estáis conmigo en esta aventura.

  3. Hola Julian, estamos enganchados a tus cronicas ,son fabulosas , en parte es como hacer un poco el viaje contigo
    Cuando tu madre me dice que has escrito voy al ordenador con la ilusion de la noche de los Reyes Magos (a ver que hay)
    Cuidate mucho
    Besos

    • Muchos besos Cayetana!! gracias por dejarme compartir todo esto con vosotros.

  4. Hola Julian hemos leído el episodio que te ha pasado con el pasaporte y la visa todo entra en la aventura del viaje y esperamos que no tengas mas problemas durante tu estancia en la India y que disfrute el tiempo que este allí. Besos.

    • Ningún problema más tío Vicente!! muchas gracias por interesaros por mis aventuras y por dedicarme unos minutos. ¡¡Os mando un besazo fuerte a los dos!!

Comments are closed.